viernes, 14 de abril de 2017

Viernes Santo

Hay una parte de mi depresión que no suelo compartir mucho públicamente, al menos en este blog o en redes sociales, que tiene que ver con mi catolicismo. Aprovechando la Semana Santa, he decidido publicar alguna cosilla.



Primero, he decidido coger un viejo poema de mi ingreso de noviembre de 2011 y transformarlo en un mucho más breve tanka (que conocí gracias a E.G-M.). Es mi primer tanka, a ver qué tal:

El árbol crecía
con lágrimas de hospital
por el pasillo.
¡Mirad! Árbol de la cruz
donde estuvo Él clavado.

La explicación aparece en este breve audio de apenas 2 minutos. Es el ensayo de lo que conté el 5 de marzo en la Basílica de la Sagrada Familia ante 2000 jóvenes y la cruz de Lampedusa. Fue una pasada compartir estrado con otros tres compañeros que habían perdido a miembros de su familia por asesinatos, habían padecido cáncer de huesos, o habían venido en patera desde Senegal. 

Y por último un par de vídeos. Uno de aquel evento en la Sagrada Familia. Y otro en el que nos entrevistaron a varios jóvenes, y que me gusta mucho por la mezcla de personas que salimos. Ahora ya lo sabéis (casi) todo de mi depresión ;)





4 comentarios:

  1. Comparto con todas esas personas esos miedos, especialmente a la soledad, no a estar sola, a sentirme sola, una situación terrible que nadie entiende. Tampoco creo en Dios y no siento esa esperanza. Gracias, Dolores por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese vídeo es una pasada... Me encanta verlo y escuchar las distintas opiniones y experiencias... Me pareció significativo que todos los entrevistados excepto yo hablaran de miedo a la soledad. Realmente es algo terrible. Recuerdo que en esa pregunta me quedé bloqueada: ¿a qué tienen miedo los jóvenes? ¿A qué tienes miedo tú? Y entonces me salió hablar de no estar a la altura, de la sociedad competitiva, y me di cuenta (me doy cuenta) de que fue una respuesta muy personal: toda la vida he tenido complejo del impostor, de que yo no era suficientemente buena para llegar a donde estoy, que estaba aparentando ser quien no soy. Creo que está muy en las raíces de quién soy, cómo me siento y qué me produce depresión. En fin, gracias a ti por pasarte y aportar tu granito de arena... Un abrazo fuerte! Y a ver si nos vemos pronto

      Eliminar
    2. Eso es: complejo del impostor! Esa extraña sensación de no estar en tu lugar, de no estar al nivel del resto, y sí, aparentar lo que no somos. Es lo que siento y lo que, seguro, sienten muchas personas en algún momento de sus vidas. Gracias por poner nombre a esa situación (no me acababa de salir a mí) y compartirlo. Un abrazo y nos vemos!

      Eliminar
    3. Parece que es síndrome del impostor (mea culpa por no revisarlo antes...), y la primera vez que oí/leí de él fue
      aquí . Obviamente, no afecta solo a doctorandos ni al doctorado... Y de hecho, alguna vez comentándolo con la psicóloga parece que es un "síndrome" reconocido porque no le sonó raro. ¡Ay! ¡Qué jodido tener tan del revés la cabeza..!, ¿eh? ;)
      En fin, ante todo buen humor :) y ganas de verte!

      Eliminar

¿Cómo terminar una historia?