martes, 12 de abril de 2016

Para verte aquí en Granada un día más

... Podría viajar a Graná con mi nave espacial... Eso dicen los de Supersubmarina en su canción LN Granada, y a mí no me vendría nada mal que me la prestaran. Mientras tanto, usaré el método convencional de tener un buen Vueling. Lo que sí está claro ¡es que uno no puede NO estar en Granada del 15-17 de abril! ¡Porque vuelve Desgranando Ciencia! Dicen que lo bueno se hace esperar, y llevamos esperando desde diciembre, ¡qué ganas!

Todo está ya a punto. Los granadinos ya han empezado la fiesta con talleres y sesiones en los cafés y los bares. El resto nos mordemos las uñas y contamos los días que nos faltan para ponernos en camino... 

El viernes 15 de abril, prácticamente nada más bajarme del avión y corriendo al Parque de las Ciencias, tengo una cita en el Auditorio, porque como novata presidenta de la Asociación de Hablando de Ciencia, me toca inaugurar el evento. Sí, es la letra pequeña que nadie se molesta en explicarte antes de presentar una candidatura xDD De todas formas, ya estoy hecha más o menos a la idea, y sobre todo tengo ganas de agradecer tanto trabajo y de saludar a toda la peña que ha estado dándolo todo para que Desgranando lo pete una vez más. 

Y después de cabeza a los talleres, en concreto, al muy querido Jugando con frío, aunque con una sensación agridulce. Pensar en este taller es invariablemente pensar en mi hermanísima, que es la verdadera experta, pero que no puede venir por asuntos de salud y escolares. Carmen: cada vez que congele algo (tomate, galleta, pepino, la acreditación) estarás en mis pensamientos.

Como novedad de esta edición, hemos trabajado muy duro por sacar el primer concurso de Ciencia en las Aulas para que los estudiantes de IES se embarcaran en la aventura de la divulgación de la ciencia. Hemos tenido muchos contratiempos (el cambio de fecha, nuestra inexperiencia, problemillas varios), y aún no estamos seguros del resultado, pero puedo decir orgullosa de mi equipo que esto es el principio de algo muy grande. Y que acogemos con los brazos abiertos a nuestros finalistas de Cáceres :) lamentando que nos falten los de Huesca.

El domingo por la mañana es la sesión de pósteres, y mi grupo Nanomol del ICMAB-CSIC y del CIBER-BBN participa con nuestro trabajo que usa liposomas para desarrollar futuros tratamientos en enfermedades raras como la de Fabry y la de Sanfilippo. Si os pasáis por allí, estaré encantada de hablaros de Superman, del jabón que usan nuestras madres para vencer a la grasa, además de enfermedades raras y posibles tratamientos.

Y a ver si entre tanto ajetreo me puedo escapar al Auditorio a disfrutar del magnífico programa de charlas y espectáculos con verdaderos GRANDES ponentes. ¡Granada allá voy!

jueves, 10 de marzo de 2016

Cartas a Abel

Jesús muere por segunda vez, pero no en la Cruz, sino en el umbral de su Iglesia, asfixiado por el asco (anotación de 18 de diciembre de 1897, Mi diario, León Bloy)



Hace años leí un libro que me marcó bastante. En Mi nombre es Asher Lev pude entender la libertad de expresión genuina del arte: cómo el artista debe seguir su camino de honradez aunque ese camino le lleve a herir sensibilidades de personas que ama. 

Hace unos meses me pilló muy de cerca la polémica que se montó en Pamplona en torno a la obra de Abel Azcona. La verdad es que con tanta repercusión mediática, yo no tenía muy claro qué opinaba..., solo que no era lo mismo que las personas de mi entorno o del contrario. Entonces decidí ponerme a escribir, y aquello acabó convirtiéndose en una especie de ejercicio literario en forma de cartas. Empezó siendo algo privado, pero ahora que las cosas están más "calmadas", y aunque me cuesta descubrirme en público, creo que he de ser fiel a mí misma y publicarlo. Aviso de que no tengo ni idea de qué es arte y de qué no lo es, dónde están los límites de la libertad religiosa y la libertad de expresión, y un largo etc. Esto es solo un ejercicio que me ayudó a meditar muchas cosas..., con lo cual todas las opiniones son mías, y la responsabilidad acerca de si pueden resultar erróneas también. Me planteé fusionar las dos cartas en una…, pero he decidido dejarlo todo más o menos cómo lo escribí en su momento, porque así queda reflejada mi evolución y mis emociones.
Vía

Hola Jefe,

Hace mucho que no te escribo. Y, sin embargo, parece que hoy es el día de romper mi silencio. Ante las reacciones (de amor, odio, justicia,...) por lo que ha hecho Abel Azcona, yo no sé qué pensar... Yo creo que estás real y verdaderamente presente en cada una de las 242 hostias consagradas, y no apoyo lo que ha hecho Abel Azcona. Pero sí pienso en lo que ha hecho: usarte para escribir pederastia en el suelo; lo que veo es que eso mismo han hecho los sacerdotes culpables de pederastia: usaron tu Nombre, tu Iglesia (tu Cuerpo) para cometer crímenes contra niños. Y Tú dijiste: cualquier cosa que hagan a uno de estos, mis pequeños, a mí me lo hacen. Y no me cuesta oírte gritar como cuando Herodes y "es Raquel que llora por sus hijos, porque ya no existen". ¿Qué hemos hecho, Dios mío? Tu Iglesia, nosotros, hemos cometido sacrilegio. Para Abel Azcona Tú no existes, para él no Te está atacando a Ti, sino a una Iglesia que ha hecho daño, que él considera una epidemia al mismo nivel que el cáncer y el SIDA. ¿Qué te duele más, su sacrilegio o el de la Iglesia, el nuestro?

Quizá te sirves de Abel Azcona para llamar nuestra atención, para que reparemos no solo lo que Abel Azcona ha hecho sino todos los crímenes que cometimos en tu Nombre. Padre nuestro, santificado sea tu Nombre. Ten piedad de nosotros. Ten piedad de Abel Azcona, un hombre que asegura no ser capaz de amar ni ser amado porque su vida no debía haber sido. Solo Tú le conoces, solo Tú has llorado por cada una de sus heridas, solo Tú puedes curarle. Hágase tu Voluntad y perdona nuestras ofensas.

Vía

Querido Abel,

Te conozco desde tu principio, ya en el vientre materno te llamaba. Te he mirado y seguido con atención en cada momento de tu vida. He llorado al verte abandonado, abusado, solo. He llorado por cada herida que te han causado, por tu alma llagada. Te he amado y te amo por ti mismo: admiro tu fortaleza para enfrentarte a la vida, cómo te superas a ti mismo, cómo buscas superarte a través del arte moderno y de tus performance. He temido por tu vida en cada intento de suicidio por tu sufrimiento y por tu arte: valoro lo que puedes hacer por el mundo.

No estás aquí solo por los hechos que conoces de tu madre, Victoria, en aquellos Sanfermines. No. Yo te he creado y a mis ojos eres precioso; una verdadera obra de arte. Sé que te preguntarás por qué no he intervenido para hacerte la vida menos dura, menos abusiva,..., si es que tanto te amo... Hay cosas que no puedo evitar; he creado una piedra demasiado pesada incluso a su Creador: esa piedra es la libertad. Una libertad execrable pero también excelsa. ¡Si supieras cuántas lágrimas, cuánta sangre, cuántas angustias por cada una de tus heridas!

Precisamente, ahora que tantos me preguntan por qué no evité tu sacrilegio en las iglesias..., es porque amo tu libertad tanto como para dejarme maltratar por ti. Lo que no sabes es cómo, con qué dulzura te llamé en esas 242 misas, qué alegría de sentir tu contacto conmigo aunque ¡ay, demasiado lejos que no llegamos a conectar! Y tus juegos con mi cuerpo me hacían hasta reír de tu simplicidad... No te ofendas, no me río de ti. No me negarás que usar mi cuerpo para escribir mensajes que repugno (pederastia, fundamentalismo) no era una manera genial de aprovechar tus manos y tu arte como altavoz: ¡no más pederastia en mi nombre!, ¡no más fundamentalismo en mi nombre!, ¡no más personas como Abel Azcona tan heridos en cuerpo y alma en mi nombre! Y al final, dejémoslo en que estamos empatados: yo me he divertido con tu simplicidad, mientras tú te ríes de los que desagravian por tu exposición, incorporándolos a tu performance. Sí, son simples y les amo por ello, como también amo tus simplicidades. 

Querido Abel, tú no me conoces. Piensas que lo hiciste y por eso ahora eres ateo. Pero, en realidad no lo sabes. Me gustaría tanto colmar tus ansias de ser amado, demostrarte que eres mi hijo amado por el que volvería a morir y sufrir mil tormentos, que en esas catarsis desgarradoras que buscas en tu arte, estoy yo esperándote con los brazos abiertos, suplicando que llegues a abrirme la puerta  y dejarme entrar para besar una a una las llagas inmundas que te hicieron los hombres y curarlas para siempre. Abel, te seguiré esperando pase lo que pase. Cuídate mucho, hijo mío.




Para leer más



En la misma línea, Ángela Monasor en Twitter


viernes, 12 de febrero de 2016

#DarwinDay: cómo 2015 se convirtió en mi #DarwinYear

¡Menuda racha! Ayer celebramos #WomeninSTEM y recibimos la noticia de la detección de ondas gravitacionales, pero ¡atención!, que no hemos acabado: hoy, 12 de febrero es el #DarwinDay, en conmemoración de su nacimiento en 1809.

Y resulta que 2015 fue todo un #DarwinYear para mí. Tenía pendiente leer algo de Charles Darwin desde hace mucho tiempo. Alentada, por ejemplo, por José Luis Moreno que recomienda siempre que puede sus libros y también por el cómic de Jordi Bayarri. Pero, es que, además, durante febrero de 2015, La Buhardilla dedicó un especial a este científico, tremendamente interesante: hablando de su viaje, de su Teoría de la Evolución de las Especies, de la ciencia de su época (el siglo XIX) y de la evolución (valga la redundancia) de su famosa teoría.

Así que cuando entré en una librería en Pamplona a conseguirme los últimos libros de JR Alonso (El hombre que hablaba a los delfines) y JM Mulet (Medicina sin engaños) y me tropecé con la Autobiografía de Darwin, no lo dudé demasiado.

Su Autobiografía es un libro muy breve (me dice Goodreads que el más breve de los que leí en 2015), y porque me salté el prólogo para evitar spoiler no entendía porque había párrafos escritos en negrita. Tal y como leí después, se correspondían a los que su familia había censurado por sus críticas a la religión y a ciertos personajes de su época. En realidad, una reseña mucha más buena de este libro la podéis encontrar en Afán por saber. A mí me dejó con las ganas de saber más acerca de su viaje en el Beagle, así que lo siguiente que hice fue encargar por Internet su Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo. Este sí que es un libro gordo con ganas, y en ciertos pasajes, un poco cuesta arriba de leer, pero he de decir que me gustó mucho. Me gustó la actitud de Darwin que se fija en un montón de pequeñas cosas y que trata de darles explicación a través de sus conocimientos, sus estudios, y la observación del mundo que le rodea. 
Los colibríes parecen gustar especialmente de estos sombríos y retirados lugares. Siempre que veía a estas diminutas criaturas zumbar en torno de las flores, haciendo vibrar sus alas con tal rapidez que difícilmente son visibles, me acordaba de las mariposas esfinges: sus movimientos y costumbres son en realidad muy semejantes en varios respectos. (Lo que me recordó a esta reveladora entrada en Hablando de Ciencia).
Pero también sus reflexiones morales y filosóficas, a raíz de las personas de distintos países que conoció en sus viajes.
Cabe, pues, afirmar que la codicia y el egoísmo producen en la inteligencia la ceguera más absoluta. He de mencionar aquí una anécdota de escasa importancia, por haberme impresionado en aquella ocasión más hondamente que cualquier relato de crueldad. Cruzaba una corriente en una barca de pasaje con un negro extraordinariamente estúpido. Al intentar hacerme comprender alcé la voz e hice varios gestos, entre ellos el pasarle la mano por la cara. El hombre debió de creer, a lo que supongo, que yo estaba furioso e iba a pegarle, porque al momento, con aire asustado y medio cerrados los ojos, dejó caer las manos. Jamás olvidaré la sorpresa, disgusto y vergüenza que me causó ver a un hombrachón fornido aguardar en aquella posición humillante un bofetón que, según se figuró, pensaba yo descargarle. Este hombre había sido por la esclavitud arrastrado a un nivel de degradación inferior a la del más indefenso animal. (Las negritas son mías)
(Y no es sólo el blanco el que actúa como agente destructor: los polinesios de origen malayo, establecidos en algunas partes del archipiélago de las Indias Orientales, han hecho retroceder a las razas indígenas de oscuro color.) Al parecer, las variedades de la especie humana se comportan entre sí como las diferentes especies de animales: el más fuerte extirpa siempre al más débil.  
¡Feliz Día de Darwin!

jueves, 11 de febrero de 2016

#WomeninStem: Maria Goeppert-Mayer

Para Desgranando Ciencia 2014, se decidió que las camisetas estuvieran dedicadas a mujeres científicas y se hizo una encuesta para votar cuáles en la que podías proponer nuevas candidatas. Al final, "ganaron" Marie Slodowska Curie, Rosalind Franklin y Margarita Salas (párrafo e imagen final), y las camisetas quedaron genial :)

Pero, creo que era Óscar el que comentaba por Facebook que era una pena que el resto de candidatas fueran tan poco votadas, probablemente por ser poco conocidas. Aprovechando que el 11 de febrero es el Día de la Mujer en la Ciencia, bajo el hastag de WomeninStem (que significa WomenInScienceTechEngMath), vamos a aprovechar para compartir mujeres en ciencia actuales, famosas, desconocidas, olvidadas, etc.

Yo he elegido a Maria Goeppert-Mayer por su teoría de los núcleos mágicos que podría explicar la "estabilidad" del elemento 114 de la tabla periódica... ¿Cuáles habrían sido sus declaraciones al conocer que se ha completado el séptimo período de la tabla periódica? ¿Y, sobre todo, qué nueva ciencia le habría inspirado esta noticia?

Me hubiera molado tener una camiseta de Desgranando con su cara :) Y para conocer mejor a esta gran científica, qué mejor que leer la estupenda biografía que escribió Laura Morrón en 2014.

sábado, 30 de enero de 2016

Pío Baroja para el #CarnavalTertuliasCiencia2016

En 2015 descubrí a Pío Baroja como escritor. Es verdad que lo estudié en Secundaria al ser uno de los integrantes de la generación del 98, pero no había tenido el gusto de leerle. Y, a raíz de esta cita que recogió @uhandrea y otras quizá de las que no me acuerdo, la verdad es que tenía ganas y me estrené con “El árbol de la ciencia”. Prácticamente me pasé el primer capítulo copiando fragmentos que me parecieron preclaros… Al final, el libro me gustó más por estos fragmentos, como un análisis agudo, y muy pesimista, del carácter y de la sociedad española que lleva al escritor a establecer un diagnóstico certero de los males de nuestro pueblo; más que los personajes en sí, que a mi parecer, quedaban desdibujados en el fondo de las ideas del autor, como si, en cierta manera, fueran una simple excusa para retratar la sociedad y encarnar las dudas y preocupaciones de Baroja. Seguí con “Las inquietudes de Shanti Andía”, que es un libro mucho más romántico, quizá menos filosófico en la forma, pero que sigue teniendo la huella indeleble del espíritu de Baroja.

Por temas, parece que “El árbol de la ciencia” se adecúa mejor a Tertulias Ciencia (que las inquietudes de Shanti Andía”),  pero ya he dicho que hay cosas que no me convencen del todo, y sobre todo me gustaría leer algo nuevo. Así que me voy a lanzar por una propuesta arriesgada… ya que no me he leído el libro…, así que voy un poco a ciegas... Pero creo que Pío Baroja lo merece. Me sorprendió (si lo estudié en la ESO, lo había olvidado) saber que Pío Baroja estudió Medicina, aunque nunca le gustó demasiado ejercerla. Fue una persona culta, que leía filosofía (Schopenhauer,…) y que ha pasado a la posteridad como un gran escritor perteneciente al movimiento de la generación del 98. Así que mi propuesta, es leer el segundo tomo de sus memorias, “Familia, infancia y juventud”.


Además de que pienso que cumple requisito de contenido y de autor imprescindible, también pienso que puede encajar con otros aspectos no mencionados explícitamente en el Carnaval pero que sí hemos comentado en los círculos de Tertulias Ciencia. A veces, con los libros de anteriores ediciones, hemos tenido problemas con las traducciones, así que nos interesaba elegir uno en lengua castellana para ahorrarnos el conseguir una buena traducción, y diferenciar los “errores” del autor de los de la traducción. También hemos hablado de que Tertulias Ciencia podría ser una herramienta muy buena para trabajar con alumnos, y de qué manera podríamos atraer a este sector. Es verdad que las memorias de Pío Baroja, quizá no es un libro atractivo de primeras para adolescentes, pero sí que pienso que puede aportar mucho a las jóvenes generaciones. Varias personas me han comentado que leyeron “El árbol de la ciencia” en el instituto, y este libro es en muchas partes autobiográfico, así que no estará de más tener esta doble perspectiva: de dónde se nutre una novela como “El árbol de la ciencia”.

Para abrir boca dejo una selección de mis fragmentos de “El árbol de la ciencia”:

Esa tendencia natural a la mentira, a la ilusión del país pobre que se aísla, contribuía al estancamiento, a la fosilificación de las ideas.
Sin duda no los jubilaban por sus influencias y por esa simpatía y respeto que ha habido siempre en España por lo inútil.
A Andrés le indignó la indiferencia de la gente al saber la noticia. Al menos él había creído que el español, inepto para la ciencia y para la civilización, era un patriota exaltado y se encontraba que no; después del desastre de las dos pequeñas escuadras españolas en Cuba y en Filipinas, todo el mundo iba al teatro y a los toros tan tranquilo; aquellas manifestaciones y gritos habían sido espuma, humo de paja, nada.
Cuando estoy fuera de España- siguió diciendo Ibarra- quiero convencerme de que nuestro país no está muerto para la civilización, que aquí se discurre y se piensa, pero cojo un periódico español y me da asco; no habla más que de políticos y de toreros. Es una vergüenza.
Me he agenciado un ejemplar de “Familia, infancia y juventud” de la biblioteca para consultar un poco la distribución. El libro consta de siete partes compuestas, cada una, por capítulos breves (quizá habría que valorar juntar varios capítulos de los más breves):

- Primera parte: Familia, con 18 capítulos o epígrafes (más o menos 55 páginas, en el ejemplar que manejo).
- Segunda parte: La infancia, con 7 capítulos y una introducción (unas 28 páginas).
- Tercera parte: Adolescencia, con 13 capítulos (unas 36 páginas).
- Cuarta parte: Juventud, con 7 capítulos (unas 18 páginas).
- Quinta parte: De estudiante de medicina, con 23 capítulos (unas 70 páginas)
- Sexta parte: De médico de pueblo, con 13 capítulillos (unas 30 páginas)
- Séptima parte: De industrial, con 17 capítulos (unas 40 páginas)

La principal pega que le veo yo (a parte de cómo distribuir los capítulos para no estar más de un año leyendo este libro xD), es que no es hasta la quinta parte cuando se centra en temas más puramente científicos (su carrera de médico) pero a la vez pienso que la familia Baroja, de talante progresista, será muy interesante de conocer en detalle junto con el retrato de la sociedad de la época.

He encontrado que se puede adquirir en la Casa del Libro por el módico precio de 11,70€.


Esta propuesta participa en el Carnaval de Tertulias Literarias deCiencia 2016  alojado en el blog del proyecto Tertulias Ciencia

Tanto si mis argumentos te han convencido... o no... puedes valorar aquí si consideras mi propuesta adecuada para Tertulias literarias de Ciencia:

sábado, 21 de noviembre de 2015

Nocturnos


Luz de farola
amarillea la piedra
del acueducto.


Era de noche
dos gaviotas volaban
sobre la cárcel.


domingo, 25 de octubre de 2015

Un nuevo y loco fregao: #igniteBCN3

Todo empezó el 6 de julio de 2015, cuando Alfred López (aka @yelqtls, o Ya está el listo que todo lo sabe) dio una charla en el segundo evento Ignite de Barcelona titulada 'Lost in translation', que como en todas las charlas de Alfred estuvo repleta de curiosidades narradas con amenidad y sentido del humor. Estuve en el evento como asistente junto con Pablo Ortiz y Simón Perera y tras trollear un poco por Twitter y decidir que faltaba representación científica en el evento, hicimos un juramento de sangre en el metro, con nuestra Inedit, obsequio de la Antigua Fábrica de Cerveza Damm.

En realidad, si me remontó a la prehistoria de noviembre de 2012, desde la sección de Lo Mejor de la Semana de Hablando de Ciencia, llegué a disfrutar de la charla de José Vaqué en el Ignite de Valencia.

Pero volvamos a 2015, no quise dejar correr el tiempo y olvidarme de mi promesa así que el mismo 8 de julio enviaba mi propuesta de charla para un próximo Ignite. Y unos meses después me confirmaban que podía ser oradora del tercer Ignite Barcelona, ¡¡¡WIIIIIIIIII!!! Poco después desvirtualicé a las organizadoras, a antiguos oradores, y a algunos de mis nuevos compis oradores.

Cuando te apuntas a movidas varias, los deadlines siempre parecen lejanísimos, pero luego llega el monstruo del tiempo y empieza a devorar días, y acabas entregando tarde los guiones, los Power Point, perdiéndote ensayos o llegando tarde. En fin, este miércoles 28 de octubre a las 19:30 en la Antigua Fábrica de Cerveza Damm, tienes una cita con 9 oradores muy, muy curiosos e interesantes. Te lo digo yo que les he escuchado a casi todos en el ensayo y no te hago más spoiler... Conócenos en el Facebook del Ignite y en vivo y en directo este miércoles 28. Puedes adquirir tu entrada a través de Ticketea o en taquilla el día del evento: y no te olvides que podrás consumir toda la cerveza que quieras y puedas tragar gratis durante el evento.

Ahí estaremos Simón Perera y yo (Pablo que trabaja y no puede venir... ¡te echaremos de menos compañero de pacto!) hablando de ciencia, junto a otro monologuero neurocientífico finalista de Famelab, sí estoy refiriéndome a Barreche en Twitter. Pero se tocarán otros temas muy interesantes como videojuegos, creatividad, supervivencia, arquitectura, deportes, educación y enseñanza,... Yo, para variar, hablaré de fluidos supercríticos, pero mi discurso será muy diferente: ten en cuenta que tengo solo 5 minutos para hablar con 20 diapos que cambian automáticamente cada 15 segundos. Y sí, estoy muy nerviosa, y sí, me encantaría veros a todos este miércoles.