jueves, 23 de mayo de 2013

Mirando las series policíacas con lupa química

Se puede aprender química en cualquier parte (para algo es la ciencia que estudia la materia y sus propiedades), así que incluso cuando uno descansa y se dedica a sus hobbies más frívolos, personales y frikis se está acompañado inevitablemente de la química. Por ejemplo, a mí me relaja ver series policíacas como ya ha dejado claro mi amigo Cianoacrilato y un filón inagotable se abre con la causa de la muerte de las víctimas por envenenamiento. Para ello, os recomiendo la estupenda serie de @Quimitube que se me ha adelantado con uno de los venenos más curiosos (el polonio-210), pero he encontrado otro bastante original.
Vía


Cuando el equipo de federales procede al levantamiento del cadáver de un supuesto suicidio con monóxido de carbono, el cuerpo emite una serie de crujidos inexplicables como si se estuviera descoyuntando a pedazos. Tras que el médico forense consiga abrirle la boca, descubre que tiene la lengua ¡congelada! Y su ayudante sugiere que es porque ha ingerido nieve carbónica o hielo seco, aunque su jefe remacha que probablemente sea más bien nitrógeno líquido (del que ya hablamos en otra ocasión).

Algo que no le queda muy claro al periodista que redactó esta noticia: porque una cosa es el dióxido de carbono (CO2) en estado sólido; y otra cosa distinta es el nitrógeno (N2) líquido. Como podemos ver, ambos tienen elementos distintos: el dióxido de carbono como su mismo nombre indica está compuesto por dos átomos de oxígeno y uno de carbono; mientras que el nitrógeno suele encontrarse en forma bimolecular: es decir, dos átomos de nitrógeno. La guía de todo químico es la tabla periódica, y allí podemos comprobar que son elementos distintos, y que además pertenecen a grupos distintos, aunque posean características comunes. Carbono, oxígeno y nitrógeno son gases en condiciones normales, y la molécula de CO2 que seguro que a todos nos suena por el efecto invernadero también es un gas. En cambio, el hielo seco y el nitrógeno líquido están en estados de la materia distintos. El hielo seco es CO2 en estado sólido con una temperatura de -78ºC (para que te hagas una idea, un congelador doméstico tiene temperaturas de -4ºC a -30ºC en casos extremos). Cuando el hielo seco se extrae del recipiente, a presión ambiente pasa directamente al estado gaseoso lo que se conoce como sublimación. Para conocerlo todo acerca del hielo seco, he encontrado una página que quizás te guste visitar. El nitrógeno líquido se obtiene a partir del nitrógeno gaseoso del aire y se condensa a estado líquido, y alcanza temperaturas de -196ºC, ¡un desaFRÍO total! como nos muestra Mariaje Ferrández.

A tan bajas temperaturas, la congelación de las células vivas es muy rápida (por eso, se emplea en investigación para la conservación de muestras), así que uno de los riesgos en su manejo son las quemaduras que puede producir (de ahí los guantes y el tanque específico de almacenamiento), pero el que causó la muerte de nuestro hombre fue la asfixia. Como la profesora Ferrández explica en el vídeo, el nitrógeno líquido es más denso que el aire, desplazándolo y apagando las velas; y eso fue la causa de la muerte: el nitrógeno desplazó el aire de los pulmones produciendo la asfixia. Las quemaduras y congelación del hombre fue, digamos, un efecto post-mortem. Pero, dado que nuestra víctima tenía a lengua y la garganta totalmente congeladas, ¿cómo es que ingirió nitrógeno líquido? ¿Le forzaron a beberlo? No presenta heridas defensivas, y como se encontraron (si la memoria no me falla) restos de comida y café, se sospechó que alguien le puso nitrógeno líquido en su termo de café... Ahora bien, ¿puede guardarse nitrógeno líquido en dicho recipiente? Pues para un almacenamiento prolongado, se requieren tanques especiales que mantengan el nitrógeno refrigerado y que estén a prueba de sobrepresiones, pero para llevarlo al escenario del crimen, sí que podría servir.

Así que, ya sabes, ten cuidado con las bebidas exóticas cuando bebas en las fiestas y con quién te ofrece un termo de café..., lo que nos ha servido para descubrir a la química detrás de la cocina de Ferran Adrià, y de un caso policial.

Esta entrada participa en el XXV Carnaval de la Química alojado en el blog “ISQCH – Moléculas a reacción y  en la V Edición delCarnaval de Humanidades acogido en Pero eso es otra historia

4 comentarios:

  1. ¡Está muy chulo! Y ya veo que en la Tabla Periódica te han cambiado el nombre :P ¡¡¡¡¡Y que han añadido una fila nueva!!!!! Nos podrías hablar de los nuevos elementos de la fila 8 :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, hay una larga historia con mi nombre... Si te interesa te paso los enlaces xD
      El que es un crack para desvelarte cualquier misterio de la tabla periódica (y mucho mejor que yo) es Luis en su cuaderno de Calpurnia Tate http://elcuadernodecalpurniatate.blogspot.com.es/2013/05/el-conflictivo-grupo-3.html. Quizá encuentres respuestas en el libro de La cuchara menguante, o puede que te sirva lo que escribí después de leerlo: http://worlderlenmeyer.blogspot.com.es/search?q=114+contraataca

      Eliminar
  2. ¡Qué despliegue de medios! :) Estuve leyendo un poquillo "El 114 contraataca". Cuando me apetezca (cuando acabe los exámenes, que es prontito), iré viendo el grupo 3. Un saludo desde la Ciudad Dorada, elementa 114 :)

    ResponderEliminar

¿Cómo terminar una historia?