sábado, 30 de marzo de 2013

Noche de luna llena

Todo el año preparando
el escenario a punto.
La luna amarilleaba
entre la neblina, humo.
Una película de terror,
en la que faltaban licántropos...

Noche oscura cerrada
cubierta sin estrellas,
la ciudad sin luces ni farolas,
en silencio aguardaba.

Toca la campanada,
y sacan el Cristo de la iglesia,
¡arriba!, ladra un perro
a la luna, y van al encuentro
de una madre desconsolada,
que viste de negro y llora
con lágrimas de cera,
porque su hijo
madrugó la madrugada
y yace yerto sin vida,
en noche de luna llena.

miércoles, 27 de marzo de 2013

Un buen libro

Los propósitos están para romperlos. Me tienen de nuevo por aquí con una reseña:


Inconscientemente asociaba en mi cabeza que una joya literaria lo era ante todo porque facilitaba la lectura, si no de esta época, sí en la que se escribió. Pero no tiene por qué. He aprendido la lección de que un buen libro es aquel que hay que leerlo dos veces seguidas para pillar de qué va (no me refiero a la temática sino a la intención del escritor), y la segunda vez no se hace para nada pesada: es la primera vez que te fijas en los detalles minúsculos e importantes. El azul sobrante de José Jiménez Lozano es un conjunto de cuentos agridulces, que en un principio, me recordaban a Allan Poe, Truman o Waugh, y entre el desentrenamiento por leer demasiada ciencia ficción (me temo que son los modernos libros de caballerías contra los que previno Cervantes, y que voy a dejar de leerlos) y que mis ratos de lectura sean apenas cinco minutos manteniendo el equilibrio en un autobús hasta los topes o metida en la cama a la luz del flexo. Para leer bien un buen libro, hace falta varias horas de una tarde o de un viaje largo. Tampoco suelo vencer la tentación fácil de leer la blogosfera, en vez de acudir a mis clásicos como Shakespeare, García-Máiquez, Delibes, Chesterton, Lewis, y ahora también incluyo a Jiménez Lozano.

Vía
El azul sobrante es un libro para leer sin prisas, despacio, paladeando situaciones surrealistas, explicadas con mimo y descubrir las lágrimas de Nadejda “por el hecho de que los verdugos no leen nada que pueda humanizarles, y todavía lloro”. En la segunda re-lectura (gracias todo al prólogo, para mí epílogo y nuevo prólogo, de Guadalupe Arbona Abascal), me he emocionado con alguno de los relatos, y me resulta gracioso ese cariño que hace ver a los ángeles como muchachos marroquíes, y que todos los personajes con alguna deformación física sean bellísimos: ¡así tendríamos que mirar la realidad! Me ha servido para quitarme el gusto amargo y quedarme con el azul sobrante yo también para en mi juicio particular tener bien el decorado final.

Dejo un par de fragmentos por si alguien se anima a leerlo, yo ya estoy buscando el resto de sus libros.

"Ella, Doris, ya hacía tiempo que había echado sus cuentas, y, cuando tenía invitados, alquilaba un mayordomo y un mozo de comedor entre graduados universitarios, gracias al paro por la superoferta intelectual que había. Y, aunque esos chicos procedían todos ellos de la clase trabajadora o de la clase media baja, y habían hecho sus estudios con becas, tenían modales perfectos, y, a veces resultaban extraordinariamente atractivos."

***

"Y entonces miró a los turistas a la cara, y añadió:
-Pero ya sabemos que eso era antes, y que hoy los amantes no hubieran podido envenenar al marido de ella, porque su marido, mucho antes de que lo pensara, ya la hubiera matado a ella, como es ahora costumbre.
-¿Cómo? ¿Cómo?-preguntaron ellos-. ¿Cómo que es costumbre?
-Pues sí señora-contestó la señora Josefa, dirigiéndose a la mujer-. No era costumbre pero ahora lo es, y se llama “violencia de género”, que es como una peste que ha entrado en los hombres, que, en cuanto ven la mínima en su mujer, la matan, y ya está.
-A veces, se intenta suicidar luego el marido-terció la señora Tecla desde el grupo de mujeres que seguían cosiendo.
-Pero eso lo hacen solo para disimular y quedar bien-contestó la señora Josefa."

martes, 26 de marzo de 2013

¡Feliz Semana Santa!

A partir de hoy me voy de vacaciones, quizá me veáis por Twitter o puede que hasta escriba poesía y des-cierre el blog a ratos, pero en principio estaré fuera hasta el próximo lunes...y trabajo el martes, así que no sé cuándo retomaré la actividad bloguera, pero prometo que volveré con ganas e ideas.

Este grupo me hace mucha gracia, y esta canción que es muy bestia resulta apropiada para este tiempo ;) ríanse conmigo si quieren :D y luego pensemos más allá (si lo hay)




lunes, 25 de marzo de 2013

No mola

No mola en absoluto
sospechar que mis prójimos
son ladrones. Me hace
sentir despreciable,
y más aún cuando acierto.

No mola traslucir desconfianza
y sacar mi miedo
cuando me preguntan
por la calle, cuando
me piden los mendigos.

No mola decir que no,
porque yo no pueda hacerlo
o porque no sepa si me
engañan.

No mola centrar mi atención
en quién se sienta a mi lado,
y dónde tengo el bolso,
en vez de leer mi libro.

No mola no mirar a los ojos
a la gente que te aborda
y salir huyendo con el rabo
entre las piernas, porque sé
que son personas (otros-yo
proyectados que buscan
desesperadamente comprensión).

No mola ser inútil en interpretar
miradas, y carecer de sentido
de orientación para fijarse en las almas.
Si además, soy torpe de expresión,
si encima he visto robar varias veces...

Pero no me mola juzgar
si tiene pinta de chorizo,
de político,
de violador o asesino,
ni andar por este mundo
como si no fuera territorio
mío, vigilando por mi vida.

Digo que no mola en absoluto.

domingo, 24 de marzo de 2013

¡Tú también puedes ser científico!

Uno de los momentos más entrañables de las pasadas vacaciones navideñas, fue quizá cuando logré convencer al sector femenino familiar para que me acompañaran a una de las estupendas actividades que organiza el Club de Amigos de la Ciencia en Pamplona. Y es que ver reír y disfrutar a mis seres queridos con la mayor 'frikidad' del espectáculo Oh!NDAS, cuando en mi día a día en lo que trabajo desde que me metí a científica lo traducen en explicaciones etéreas con nombres aprendidos de memoria... Bueno, hay que experimentarlo para entenderme. Reconozco haber estado un pelín tensa por si no enganchaban, pero los estupendos científicos Oriol Coulomb y Silvano Pi engancharon con la audiencia, y más en concreto con la que me interesaba más. Con mucho humor, conexiones con el pasado para hablar con Tesla, interacción con el público y experimentos con mucha ciencia nos hicieron pasar un rato, para mí inolvidable. Hubo muchos niños voluntarios que prestaron sus dispositivos móviles o su música para ilustrar la naturaleza de esas Oh!NDAS que son más de ciencia que de ficción, y por cada intervención del público, se nos obsequiaba con un rotundo: ¡Tú puedes ser científico!, porque eres muy listo, porque...
Al acabar el show,nos confesaron que parte de la actuación no era verdad, pero que otra parte era pura ciencia y que nos aconsejaban bucear en la guía didáctica para descubrir por nosotros mismos la realidad escondida detrás del espectáculo. Pero la confesión que causó más revuelo en la sala llena de familias fue... que no se llamaban ni Oriol Coulomb ni Silbano Pi... ni eran científicos sino actores... Nos dejaron claro que todos podemos ser científicos: basta que tengamos curiosidad y deseemos entender cómo funciona lo que hay a nuestro alrededor y nos hagamos continuamente preguntas sobre cómo funciona el mundo. Para iniciarse en la ciencia, no hace falta ser un Einstein ni siquiera hacer preguntas complicadas o creativas... A fuerza de preguntarte, irás afinando el mecanismo de pregunta-búsqueda de respuestas, y te aseguro de que te habrás metido en una aventura fabulosa.

Como comienzo te recomiendo la guía didáctica: conocerás una breve biografía de Newton, Einstein, Faraday, Marconi y Tesla. Aprenderás acerca de la física detrás de las ondas de tu móvil, de la Wii y también puedes experimentarlo tú mismo siguiendo las instrucciones. Y para ajustarme un poco a la temática del Carnaval de Física, también se habla del plasma el primer estado de la materia que constituye buena parte de las estrellas y por tanto, de nuestro Sol.

¡Feliz Físico-domingo! Y recuerda: tú también puedes ser científico, porque la Ciencia es Cultura y además es tremendamente divertida. Si estás en Pamplona no dudes en buscar por la web a estos amigos de la ciencia que te lo demostrarán científicamente. Y hay iniciativas similares en otros lugares.

Este post participa en la XL edición del Carnaval de la Fisica, alojado en esta ocasión por Cuantos y cuerdas y también en en la IV Edición del Carnaval de Humanidades  alojado por Kurt Friedrich Gödel en su blog Literatura es aprehender la realidad

sábado, 23 de marzo de 2013

Una propuesta para la tercera cultura de C.P. Snow


Los Carnavales de ciencia llegaron al mundo hispano de la mano del blog Gravedad Cero y su homónimo italiano, a imitación del Carnival of Mathematics de habla inglesa: “Biology bloggers have Tangled Bank. Medical bloggers have Grand Rounds. Neuroscience bloggers have Encephalon. And now math bloggers have the Carnival of Mathematics. If you have anything to blog about that’s related to math, it belongs here.”[1]

El Carnaval de Física tiene como objetivo ser “lo más divulgativo y didáctico posible sobre un tema que tenga alguna relación con el mundo de la física” ydivulgar la física en todas sus facetas y también de aumentar la visibilidad de los blogs que participen en el evento. Finalmente, nos encantaría que esta propuesta sea algo periódico y que regularmente podamos celebrar el Carnaval de la Física en otros blogs dispuestos a acoger este tipo de evento. Así que esperamos ya poder anunciar pronto la celebración de la segunda edición!”[2] 

Este Carnaval acaba de cumplir tres años, y desde entonces han aparecido los Carnavales de Matemáticas, Química (acaba de cumplir dos años), Biología, Tecnología, Nutrición, Geología y Humanidades. Todos con similar planteamiento, normas, y dinámica, buscando hacer comprensible a un público no especializado los temas de actualidad de cada una de las disciplinas. Se exige rigor en la exposición (se pueden rechazar entradas que no reúnan las especificaciones del Carnaval) y se ruega que se emplee un lenguaje accesible a los profanos.

Internet hoy en día es una herramienta habitual en el aprendizaje y profundización del conocimiento. Si acabamos con las suspicacias de tópicos como “demasiada información”, “no hay rigor”, y “los jóvenes no la usan aun teniéndola a su disposición”, podría ser un medio válido para acceder a la cultura. Quizá sea el campo en el que más podemos hacer, a no ser que tengamos a futuros ministros de educación y cultura entre nosotros. Tener un blog es gratuito, escribir sobre nuestra especialidad con rigor y humor no es tan poco común o “friki” como pudiera parecer, y ya que la red salva cualquier distancia, ¿por qué no la diferencia entre las “dos culturas” de C. P. Snow? [3]

“Blogueando” con otros científicos, lo que más echo de menos de menos fue una plataforma de divulgación de “las humanidades”. Los filósofos probablemente sepan más acerca de historia y filosofía de la ciencia que los propios científicos. Sin embargo, y aunque no sea así siempre, hay una especie de prejuicio psicológico entre los “grandes humanistas” ante las nuevas generaciones ultra-especializadas y las nuevas tecnologías que no cumplen con la profundidad de los viejos manuscritos. Encuentro mayor movimiento en la “cultura científica” porque no dudan en formar clubes y realizar actividades de acercamiento al público, debate y discusión, o en colaborar en la blogosfera en lo que consideran una “misión” de acercar la ciencia a lo cotidiano. [4]

La separación entre Ciencias y Letras en la educación es un factor cultural que proviene de la Ilustración, y que limita a los alumnos de una y otra rama o cultura. Los estudiantes de Letras carecen de una formación matemática que podría ser la base de la adquisición de conocimientos lógicos aplicables al lenguaje (en lenguas clásicas y actuales) así como de conceptos claves como el infinito. Por otra parte, los alumnos de Ciencias estarían privados de una concepción histórica del mundo, y por tanto, cultural y social. [5]

Hoy en día, la vida tal como la conocemos, no sería posible sin los progresos científicos que han aumentado la esperanza y la calidad de vida de la mayoría de la población humana. Concuerdo con Snow, cuando afirma que la separación entre ciencias y letras, afecta negativamente a las dos culturas, y “los científicos en una cultura dividida proporcionan un conocimiento de determinadas potencialidades que es de ellos solos.”, de manera que “Cabe la posibilidad de que los científicos den un mal consejo y los que toman las decisiones no pueden saber si es malo o bueno.” [6]

Hay científicos que reconocen la necesidad de la interrelación, por ejemplo entre filosofía y física, para conceptos como causalidad, indeterminación y un largo, etc. “Física teórica y filosofía están condenadas a entenderse. Una visión global del universo es imposible sin la segunda y esta visión global puede ayudar al avance de la primera. La física teórica sólo aparentemente puede prescindir de la filosofía, de hecho, recurre a ella sin darse cuenta, tan relacionadas están. En un mundo que tiende a la multidisciplinariedad, la física filosófica o la filosofía física va adquiriendo razón de ser.” [7]

No pienso que se pretenda que los filósofos sean científicos ni viceversa, porque con la especialización y difusión de cada disciplina es imposible saber de todo. Pero, así como (y perdonad que aborde el tema desde mi perspectiva científica), un biólogo está en cierta medida familiarizado con el método de trabajo de un químico, y este con el de un matemático y con el de un físico; el filósofo moderno comprenda el método científico, sus bondades y limitaciones no solo en su vertiente teórica sino también orientado a la práctica.

Mi conclusión, al margen de Snow, fue la de la necesidad de aprender filosofía, literatura y todo lo que pudiera además de ciencia. Para ello, quiero contar con los “especialistas”, así que a la manera del resto de Carnavales ya existentes, empecé con el Carnaval de Humanidades. Se me presentaba la dificultad de que es difícil sintetizar una teoría filosófica a nivel de Internet, pero puesto que conocía algún blog de humanidades interesante y ameno no me pareció tan descabellado. Paradójicamente, o no tanto, el Carnaval de Humanidades ha tenido una acogida fantástica entre los divulgadores científicos, he podido leer en algún participante que el Carnaval de Humanidades es uno de los carnavales científicos de la blogosfera. Es animante pero también me parece que ilustra que los que participamos somos todos de la cultura científica, y por tanto, que esta iniciativa ha nacido fracasada. Quizá no es la manera de conseguirlo y haya que proponer otras opciones mejores de divulgación y de multidisciplinariedad: he tomado el modelo de ciencias y lo he intentado aplicar a las humanidades, puedo estar confundida en la misma raíz.

Snow descarta que se pueda volver a dar el ideal renacentista, y sin embargo, cada día tropiezo con científicos cinéfilos, lectores y músicos, a veces dibujantes y generalmente buenos escritores. Se puede aprovechar la apertura a la falsación, para divulgar conocimiento humanista entre los científicos, por medio de un Carnaval de Humanidades o de cualquier otra iniciativa: ¡queda abierto el debate y las propuestas! Por favor, opina y participa. 

Adaptado de lo que había preparado para Kalon, ahora participa en la IV Edición del Carnaval de Humanidades  alojado por Kurt Friedrich Gödel en su blog Literatura es aprehender la realidad



[3] Cfr. “Las dos culturas y un segundo enfoque”, C. P. Snow, Alianza Editorial
[5] Cfr. “Ni de Letras ni de Ciencias, una educación humana”, Rafael Gómez Pérez, Ediciones Rialp
[6] “Las dos culturas y un segundo enfoque”, C. P. Snow, Alianza Editorial
[7] “Para qué una filosofía de la física”, César Tomé López, Journal of Feelsynapsis 6, Septiembre 2012, p. 50 

viernes, 22 de marzo de 2013

La contraofensiva de los fluidos supercríticos

Temible Sauron,

¿Realmente pensabas que en un mundo globalizado por Internet y los avances tecnológicos, la Tierra Media permanecería aislada, y tú impune ante la justicia? De nada te servirán tus ejércitos encapsulantes, frente a toda la artillería pesada de la Química Verde, atento al mensaje...



Los científicos, como estamos locos, tenemos sueños grandes: no nos basta saber que una molécula sirve para curar, sino que queremos mejorarla para que no se degrade antes de que haga efecto, conseguir que llegue al órgano diana, controlar a qué velocidad se libera y que durante todo el proceso esta molécula retenga su actividad biológica. Para esto, necesitamos un método ‘ideal’ de síntesis de fármacos, que sea  seguro, inerte y cómodo para los pacientes, además de biocompatible, y fácil de fabricar y esterilizar.

Una de las opciones es usar polímeros biodegradables para la encapsulación de fármacos. ¿Que qué es un polímero? Alexis-Mr Fantástico lo explica.

Un polímero biodegradable primero se combina con el fármaco y luego lo recubre, a nivel nanomolecular... con todas las dificultades que entraña porque debido al tamaño extremadamente pequeño, la alta energía y gran área superficial de las nanopartículas es complicado recubrirlas o encapsularlas. Con la encapsulación conseguimos proteger el fármaco y conducirlo hasta el lugar del cuerpo en el que tiene que ejercer su función.

La preparación de la mayoría de sistemas fármaco-polímero necesita de disolventes orgánicos  y de la licuefacción del fármaco y del polímero para mezclar las fases. Lo que ocurre es que los disolventes orgánicos, la formación de interfases y las altas temperaturas pueden destruir la actividad del fármaco, además de contaminar el medio ambiente.
Pero si un superhéroe no puede derrotar a Sauron, tomemos al equipo completo: usemos los fluidos supercríticos en combinación con los polímeros biodegradables... porque la unión hace la fuerza.

Los fluidos supercríticos para nanoencapsular fármacos constituyen un método limpio y efectivo comparado con otras técnicas. El CO2 supercrítico tiene bastante versatilidad, así que se puede usar como disolvente, anti-solvente y plastificante para síntesis, modificación y purificación de polímeros sintéticos o naturales. El CO2 es bastante soluble en polímeros cambiando sus propiedades: puede reducir la temperatura de transición vítrea (Tg) o la temperatura de fusión Tm  y así disminuye la viscosidad de fusión polimérica. La solubilidad y difusividad del CO2 en polímeros depende de la estructura molecular, es decir, de las interacciones entre CO2 y las cadenas moleculares; y la morfología (los polímeros pueden ser cristalinos o amorfos, que está relacionado con el volumen libre) de los polímeros. Al principio, se pensaba que era un asunto de física, pero también hay interacciones de tipo químico si las cadenas de polímero contienen grupos carbonilo o éteres que pueden interaccionar directamente con el CO2 aumentando la solubilidad.

El proceso RESS (rapid expansion of supercritical solution) se basa en usar las propiedades del scCO2 como disolvente: el soluto es solubilizado en el fluido supercrítico y después expandido a través de un nozzle (una boquilla) capilar dentro de una cámara de precipitación. La rápida descompresión del soluto lleva a la supersaturación, nucleación y formación de partícula. Este proceso puede conseguir la formación de partículas muy pequeñas y uniformes debido a que se alcanzan relaciones altas de supersaturación. Además, se pueden obtener partículas mayores si se varía la temperatura, la presión o la geometría del nozzle.

Vía
El principal inconveniente es que el scCO2 es mal disolvente para la mayoría de polímeros y compuestos farmacéuticos. A pesar de que los co-solventes se pueden usar para mejorar la solubilidad en CO2, o se puede adaptar el proceso para recubrir partículas de fármaco pre-formadas, no se ha conseguido que aumente la aplicabilidad del RESS.

Para solucionar estos problemas se pueden aprovechar las propiedades no solventes o anti-solventes del CO2: el método conocido como PCA/GAS/SAS (gas antisolvent/precipitation with a compressed antisolvent) usa un gas denso o comprimido para precipitar el soluto disuelto en disolvente orgánico. La precipitación ocurre cuando el gas es absorbido por el disolvente orgánico resultando en la expansión de la fase líquida y reduciendo la solvatación hasta que ocurre la nucleación y la formación de partícula.

Vía
La base de la técnica PCA es la posibilidad de disolver un amplio volumen de  fluido supercrítico por el disolvente orgánico; la miscibilidad recíproca del fluido supercrítico en el disolvente orgánico y la baja afinidad del fluido supercrítico por el soluto.

El CO2 se difunde en el disolvente y se evapora en la fase gaseosa. Las gotas se expanden y se estabilizan por tensión superficial, pero la transferencia de masa entre el fluido supercrítico y la fase líquida disminuye la tensión superficial que es aún es suficientemente fuerte para controlar la forma de la gota.

Un inconveniente del PCA es que se requiere que el fármaco sea soluble en un disolvente orgánico soluble a su vez en scCO2. Lo que representa un problema si trabajamos con moléculas grandes del tipo de péptidos o proteínas. Para ello se puede usar DMSO como disolvente siempre que la proteína no pierda la estructura, o bien, sprayar una suspensión del fármaco sobre la disolución polimérica.

Se han hecho estudios acerca del recubrimiento de nanopartículas de superficie hidrofóbica e hidrofílica, demostrándose que este factor no influye y que el PCA consiste en el depósito físico del polímero en la superficie de las nanopartículas.

Para terminar, la técnica PGSS  (solute/particles from a gas saturated solution process) se basa en las propiedades plastificantes del scCO2 en polímeros amorfos. La adición de CO2 puede disminuir la Tg, de manera que el polímero se vuelva fluido a temperatura ambiente. Además, disminuye la viscosidad del polímero permitiendo a las partículas de fármaco mezclarse homogéneamente. Las ventajas son que no utiliza ningún disolvente orgánico y que no hace falta que el polímero o el fármaco sean solubles en CO2.

Vía
Globalmente, está claro que los SCFs, ese gran grupo de superhéroes bajo la denominación de fluidos supercríticos o comprimidos, ya no son solo una curiosidad científica. Toca asegurar que tengan viabilidad comercial y que se vayan desarrollando para drug delivery e ingeniería de tejidos.

Así que, Sauron, ya no eres el Único Señor de la Encapsulación. 


[Este post es un homenaje al gran José Manuel López Nicolás, que con su fantástico blog ha cambiado mi manera de entender la divulgación química, ¡tres hurras por Sauron! Y también a Alexis Hidrobo de Hablando de Ciencia, otro gran químico y divulgador]



Este post participa en  el XXIII Carnaval de la Química alojado en el blog molesybits , también en la XL edición del Carnaval de la Fisica, alojado en esta ocasión por Cuantos y cuerdas

Referencias

Davies, O., Lewis, A., Whitaker, M., Tai, H., Shakesheff, K., & Howdle, S. (2008). Applications of supercritical CO2 in the fabrication of polymer systems for drug delivery and tissue engineering Advanced Drug Delivery Reviews, 60 (3), 373-387 DOI: 10.1016/j.addr.2006.12.001  

Kalani, M., & Yunus, . (2011). Application of supercritical antisolvent method in drug encapsulation: a review International Journal of Nanomedicine DOI: 10.2147/IJN.S19021

Wang, Y., Dave, R., & Pfeffer, R. (2004). Polymer coating/encapsulation of nanoparticles using a supercritical anti-solvent process The Journal of Supercritical Fluids, 28 (1), 85-99 DOI: 10.1016/S0896-8446(03)00011-1  


jueves, 21 de marzo de 2013

Out

Que me llamen in-sociable, no me importa, por valorar por encima de la media la privacidad y la independencia. Soy así, y estoy a gusto siéndolo, no tengo pensado cambiar. Me resistí a hacerme Tuenti, Facebook y Twitter cuando estaba de moda..., me lo hice solo para mantener el contacto con mis compañeros de la carrera. Es verdad que mi blog es público, pero lo que allí aparece pasa por mis filtros de lo que quiero contar, cuánto quiero contar y de qué manera. Cualquier comentario, mientras no sea spam o grosero, es bienvenido, y nunca he tenido que borrar ninguno. En general, las personas que mi blog me ha llevado a conocer son interesantes, me aportan aire fresco en el 2.0 y no me importaría des-virtualizar con una o varias visitas en el mundo real. No todo son rosas, pero la mayoría sí.

Ahora bien, si cambio de vida, si deseo estar ilocalizable, si deseo borrar todos mis datos virtuales..., ¡es un coñazo! (y perdonen la expresión vulgar). El derecho a la información no es inviolable como algunos derechos humanos, sino que está limitado por el derecho a la intimidad. Si los demás no quieren tenerla me parece genial, yo les respeto y exijo un respeto proporcional.

No me gusta bloquear a la gente porque me hace sentir dictadora, pero ahora mismo tengo más de diez contactos por Whassapp bloqueados y una cuenta reportada por spam en Twitter, algunas direcciones en mi lista negra de correo-spam, y la privacidad máxima que me permite Facebook. Y no dudaré en ampliarlo si hace falta. Lo que no es de recibo es que cortes una relación y pidas que no se pongan en contacto y te avasallen cada dos días con nuevos mensajes (bloqueo automático), ni que se llame amistad a preguntarme cada semana por el teléfono qué tal me va: si te embarga el aburrimiento existen muchas opciones que no pasan por revisar tu lista de contactos para mandar Whassapp absurdos, y que encima si no contesto interpretes como que ¿estoy enfadada contigo? ¡Por favor!, ya no somos (deberíamos) adolescentes. Whassapp va a dejar de ser gratuito, y quizá por el bien de todos aquellos que lo usan indiscriminadamente debería tener un mínimo por mensaje para que fuéramos conscientes de que no solo se ahorra por cuestiones económicas sino de tiempo y de respeto al tiempo de los demás.

Para situaciones surrealistas, gano con ventaja. Recibí una llamada al teléfono del trabajo... de una persona que debía haber buscado por Internet dónde trabajaba y cuál era el número y me localizó en el despacho de becarios. OLA K ASE, ¿me quiere buscar problemas?, ¿no capta la indirecta de que si no cojo el móvil es porque tengo algún motivo que se acabará cuando yo decida y no cuando tú me fuerces a ello?, ¿que si no has querido saber nada de mi vida en 20 años, a qué viene de repente ese súbito enfermizo afán por localizarme?

Señoras y señores: dejen espacio vital.

martes, 19 de marzo de 2013

Desenmascarando a fondo la cromatografía

Profundicemos en la técnica de la cromatografía, si os parece bien. Bajo este nombre se integran el conjunto de técnicas para separar, identificar y determinar los componentes de mezclas complejas. Además del experimento de separar las tintas de un rotulador con una tiza y agua; igual has tenido la experiencia de manchar el mantel de fiesta con vino. Si encima ya te pones nervioso del todo y derramas tu copa de agua, podrás ver que la mancha no se queda quieta: según avanza el agua se va corriendo por el mantel en distintos componentes. Ya tienes dos ejemplos caseros de mezclas complejas.

Poniéndonos más técnicos, la tiza y el mantel en los casos anteriores son la fase estacionaria, y el agua la fase móvil, de manera que se hacen pasar los componentes de nuestra mezcla a través de una fase estacionaria mediante la fase móvil (que no solo es líquida, también existe la cromatografía de gases), separándose los analitos en función de su distinta velocidad de migración: y es que los componentes del vino o de la tinta interaccionan de distinta forma con la tiza/mantel y por eso algunos se desplazan más y otros menos. A nivel atómico, lo que está ocurriendo es muchísimas transferencias entre la fase móvil y la fase estacionaria, y el tiempo que estarán en una u otra dependerá de las interacciones moleculares con cada una.

La elución consiste en el desplazamiento de los solutos (componentes de la mezcla) a través de las columnas (fase estacionaria). La adición de fase móvil permite a las moléculas ser arrastradas e interactuar a través de las transferencias continuas entre fases. Lógicamente, el soluto solo avanza cuando está en la fase móvil, así que la velocidad de migración depende de la fracción de tiempo en esta fase.

El 'problema' es que estamos hablando de ¡moléculas!, así que conforme se eluyen, las bandas o picos se van ensanchando: hay partículas que se adelantan o retrasan en función de la campana de Gauss. En el extremo de salida se coloca un detector que responde a la concentración de soluto, registra la respuesta en función del tiempo y se obtiene una serie de picos, formando un cromatograma, donde el eje X sería el tiempo y el eje Y la intensidad/altura del pico.

Vía
La posición de picos en el eje de tiempo se utiliza para identificar los compuestos de la muestra, y el área bajo el pico determina su concentración. 

La distancia entre dos solutos en un cromatograma aumenta al descender por la columna. El objetivo es optimizar las variables químicas y físicas que aumenten el grado de separación entre analitos y al mismo tiempo disminuyan la dispersión o ensanchamiento de banda.
Distribución normal de Gauss, vía
La eficacia de una columna cromatográfica viene representada por el grado de ensanchamiento de banda que experimentan los compuestos a través de la columna, y que dependen de la teoría cinética de la cromatografía y otras variables cinéticas que influyen en el ensanchamiento de banda

La teoría cinética nos explica cómo las moléculas se desplazan por movimientos aleatorios de moléculas de la banda al recorrer la columna, es decir las transferencias entre fases tienen un tiempo de permanencia irregular que necesitan energía del entorno. Todo esto contribuye a que finalmente cada pico tenga una distribución típicamente gaussiana como la suma de los movimientos aleatorios. Este proceso individual aleatorio provoca una dispersión simétrica (normalización) de las velocidades.


Aunque, a nivel práctico un químico cuando usa cualquier técnica cromatográfica (una capa fina para seguir una reacción, una HPLC para detectar las aminas del vino, un gases-masas para cuantificar los compuestos volátiles, etc.) prepara una recta de calibrado con sus estándares y luego mide su muestra problema y saca sus conclusiones, por detrás hay un buen puñado de procesos físicos y fórmulas matemáticas que relacionan las velocidades, con la capacidad de una columna, el tiempo de retención, la resolución (que es la distancia entre picos). Nos viene muy bien haberlo estudiado al menos en la carrera para no tener solo un aparato que nos saca nuestro cromatograma más o menos claro, y poder cuantificar con números si debemos cambiar la  fase estacionaria (columna) o la fase móvil para mejorar nuestros análisis.

¡Observa!



Este post participa en  el XXIII Carnaval de la Química alojado en el blog molesybits , también en la XL edición del Carnaval de la Fisica, alojado en esta ocasión por Cuantos y cuerdas y en la 4.12 Edición del Carnaval de Matemáticas en High Ability Dimension